• El portavoz municipal de Cs, Rafael Caballero, alega que, “mientras sube el gasto en personal del equipo de gobierno, recorta en partidas sociales, culturales y de infraestructuras, perjudicando a los vecinos”

El portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Santa Olalla, Rafael Caballero, ha mostrado su rechazo a los presupuestos municipales porque “se encuentran sometidos al yugo de la deuda de ejercicios anteriores”. “No solo se aumenta el gasto en personal en las retribuciones de los órganos de gobierno, sino que, además, esto lleva acarreada una notable disminución en partidas destinadas a actividades culturales y a servicios sociales”, ha explicado Caballero.

El portavoz naranja ha detallado que, en el pleno que se celebra este miércoles, además de someterse a aprobación las cuentas municipales, se aprobarán dos nuevas asignaciones a concejales del equipo de gobierno, que incrementarán el gasto de personal en un 24 %, de modo que, con los sueldos del alcalde y los concejales alcanzará casi 150.000 euros. “Si desde el Gobierno Central se exige un Plan de Saneamiento de Tesorería, dada la pésima situación económica municipal, no tiene sentido que el equipo de gobierno aumente el gasto en sueldos, dietas y gastos de representación corporativa, mientras que la Secretaría e Intervención se encuentran bajo mínimos en personal, lo que repercute directamente en la calidad de atención a los vecinos”, ha abundado el concejal de Cs.

En el lado opuesto, ha argumentado Caballero, se encuentra el “notable recorte” en partidas de índole social, entre las que destaca la “eliminación de la subvención a los jóvenes que estudian fuera de la localidad, partida que se ha quedado sin asignación presupuestaria en estas cuentas”. También se han recortado, ha señalado el concejal naranja, las subvenciones a las hermandades religiosas de la localidad, “dejando a seis de las siete hermandades sin ayuda económica para el desarrollo de sus programas y actividades religiosas y culturales”.

Según Caballero, “otro despropósito son las partidas destinadas a reconocimientos extrajudiciales de crédito, originadas por deudas de ejercicios anteriores, que suman más de 250.000 euros (15,38% del total), lo que repercute notablemente en el desarrollo de actividades y programas del presupuesto, lastrando las arcas municipales, deterioradas desde hace más de una década, hay que apuntar que el periodo medio de pago a proveedores se sitúa en más de 9 meses, y al cierre de 2019 la cantidad adeudada a proveedores, era de más de 700.00 euros, lo que representa el 40% del total del presupuesto anual de la entidad.  A todo esto, se suma una “bajada considerable” en el capítulo de inversiones.

Dada esta mala situación, y a instancias de la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local, el consistorio serrano se adhirió a las medidas de apoyo a entidades locales mediante la solicitud de carencia en la amortización de préstamos que la entidad mantiene y que sobrepasan el medio millón de euros, por lo que, en palabras del concejal naranja, “la situación real del Ayuntamiento es casi insostenible, puesto que seguimos con unos presupuestos que no reflejan la situación real de la entidad y dan prioridad a los sueldos de los seis concejales que gobiernan, sin tener en cuenta el futuro inmediato de los ciudadanos de Santa Olalla”. Caballero ha abundado en que, “pese a que los impuestos directos de Santa Olalla son de los más altos de la provincia de Huelva, no existe ni tan siquiera una partida destinada a incentivos laborales o empresariales”, y, ha añadido, “si a esto le sumamos que dentro de dos años, cuando cumpla esta carencia, tendremos que volver a amortizar el préstamo para pago a proveedores, significará a cada santaolallero le costará 1.475 euros al año, sacar adelante las cuentas municipales”.

El concejal de Cs ha concluido que “la suma de todos estos recortes, casi todos en capítulos sociales, así como los ajustes de tesorería para pagos de deudas pasadas, minoran significativamente la proyección económica del Ayuntamiento, impidiendo el crecimiento de la entidad y el desarrollo de planes que influyan directamente sobre los santaolalleros, dejando en manos de programas como el PFEA, todos los proyectos de generación de empleo o mejoras de infraestructuras, sin que exista ni un solo programa de incentivo al comercio, industria, creación y desarrollo de empleo”.