• El portavoz provincial de Ciudadanos critica el cierre de las taquillas de las estaciones de tren de La Palma, Calañas y Jabugo-Galaroza “sólo por criterios mercantilistas, sin formar ni informar previamente a la población”

El portavoz provincial de Ciudadanos (Cs) y vicepresidente del Parlamento de Andalucía, Julio Díaz, ha denunciado que “el dedo de Pedro Sánchez acentúa la Huelva vaciada”, en tanto que “los nuevos dirigentes cuyos nombramientos conocimos a través del BOE” han sustituido las taquillas de venta de billetes de Renfe “por nada a la espera de colocar máquinas expendedoras dejando a los viajeros en riesgo de desprotección mientras no adquieren su billete ante posibles accidentes”, “guiándose por criterios únicamente de rentabilidad mercantilista, sin informar ni formar previamente a una población que padece una acentuada brecha digital”, en las estaciones de tren de La Palma del Condado, Calañas y Jabugo-Galaroza.

Díaz, que es además vocal en el grupo de trabajo relativo a la Estrategia Andaluza frente al Reto Demográfico del Parlamento de Andalucía, ha recordado que “Sánchez, hace unos meses, metió a afines suyos en cargos directivos de empresas públicas para extender el sanchismo y aferrarse al poder con el dedo orientado al carnet y la afinidad ideológica sin más”, en particular, el portavoz naranja se ha referido a los casos de Isabel Pardo de Vera, que era directora general de Explotación y Construcciones, “a la rescata para presidir Adif” (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), y de Isaías Taboas, “como presidente de Renfe, que presidía el Consejo del Observatorio Ideas y ya había sido secretario de Transporte con Zapatero, entre otros 500 nombramientos publicados en el BOE, como denunció Cs en su momento”.

El parlamentario andaluz por Huelva ha subrayado que, con medidas como el cierre de estas taquillas, el “Gobierno de Sánchez está parando el reloj de los pueblos y las comarcas de Huelva”. Así, ha señalado que la estación de La Palma del Condado, “la única en la comarca de El Condado, en la que paran trenes de larga y media distancia, da cobertura a una población a más de 70.000 personas; Calañas, en El Andévalo, a 38.000 personas, y Jabugo-Galaroza, en la Sierra de Huelva, a cerca de 40.000 habitantes. “Cuando cierra las taquillas de venta de billetes en aquellas estaciones que tienen de media al día menos de 100 pasajeros sólo se guía en criterios de rentabilidad económica sin pensar en el servicio público que se presta a esos municipios y sus comarcas, en contra de lo que ha vendido siempre el propio PSOE”, ha asegurado Díaz.

Tomar este tipo de medidas para introducir nuevas tecnologías es bueno si antes se ha cubierto las necesidades de información y formación para insertar estas tecnologías. Pero hacerlo en plenas vacaciones, de forma brusca y sin que nadie se entere, suena a oscurantismo, falta de transparencia y a imposición”, ha criticado el portavoz provincial de Cs. “Los amigos de Pedro Sánchez están gobernando incidiendo negativamente en 20 pueblos de Andalucía y sus comarcas de las provincias de Granada, Cádiz y Jaén, además de Huelva; 150 en todo el territorio nacional, incidiendo negativamente en la población. Son políticas deslavazadas puramente mercantilistas, alejadas de cualquier atisbo de lo que fue el PSOE, para dejar de prestar un servicio público de calidad sin acomodarlo antes”, ha añadido.

Finalmente, Díaz ha explicado que estas medidas contrastan con la estrategia de lucha frente a la despoblación que está llevando a cabo el Gobierno andaluz y con la estrategia de la Consejería de Fomento para el fortalecimiento del transporte público de Andalucía y singularmente del transporte por carretera, que ha aprobado la creación de la lanzadera de El Rocío o la revisión de la Red Pública y los Consorcios de transporte. “El Gobierno andaluz sí tiene una estrategia en esta línea, donde están trabajando de forma transversal todas las consejerías mientras que el Gobierno de Pedro Sánchez no se ha tomado este problema como una política de Estado, como le ha pedido la Federación Española de Municipios y Provincias, no convoca una reunión de la Conferencia de Presidentes, ni atiende a la preocupación que ha mostrado la Unión Europea, así como el Comité de las Regiones.