• “Las consecuencias de esta lacra social han sido especialmente flagrantes en nuestra provincia, donde hemos sufrido serios casos de corrupción como los ERE”, señala la portavoz de Cs en la institución provincial, María Ponce

La portavoz naranja en la Diputación de Huelva, María Ponce, ha presentado una iniciativa en la institución provincial para concienciar sobre las “nefastas consecuencias que tiene la corrupción para nuestra sociedad”, coincidiendo con el Día Internacional contra la Corrupción que se celebró el pasado lunes.

Ponce ha explicado que esta misma moción se ha presentado asimismo en los Ayuntamientos de Huelva, Aljaraque, Cartaya, Lepe y Niebla, entre otros, y que se irá registrando en el resto de municipios onubenses con alcaldes y concejales naranjas para debatirla en todos los consistorios y con la intención de conseguir “una Declaración Institucional que condene de manera unánime esta lacra”. “El compromiso de todos los grupos políticos en todas las instituciones ha de ser, sin ningún complejo, el de la tolerancia cero contra la corrupción”, ha señalado.

La portavoz naranja ha incidido en que “precisamente en nuestra provincia no somos ajenos a las consecuencias de la corrupción” recordando que casos como “los ERE o la imputación del presidente de la Diputación, Ignacio Caraballo, por el supuesto soborno en el Ayuntamiento de Aljaraque”. “Ciudadanos siempre ha sido el mayor firme defensor de la transparencia y de la lucha contra la corrupción y por ello hemos planteado ya el endurecer el Código Penal, para que la prevaricación esté penada con la cárcel o que los partidos se hagan responsables de los casos de corrupción de los políticos para que, en casos como el de los ERE, el dinero defraudado se devuelva a la sociedad”, ha añadido.

Desde Ciudadanos se pone énfasis en que “la ciudadanía tiene en la corrupción una de sus principales preocupaciones y en algunos casos, la sociedad parece anestesiada por la permisividad y justificación de la misma que se hace desde algunos partidos, que parecen más preocupados de institucionalizarla que de combatirla”. Por ello, la diputada de la formación liberal aboga por “adquirir verdaderos compromisos por parte de los partidos y cumplir los códigos éticos para que los corruptos no encuentren amparo y cobijo en las siglas y respondan ante la justicia por sus ilegalidades”.