• La portavoz de Ciudadanos en la Diputación, María Ponce, censura que el presidente de la institución quiera ahora renunciar a las competencias de Asistencia a Domicilio, “endosadas por el gobierno de la Junta de Andalucía”, en palabras del propio Ignacio Caraballo

El grupo provincial de Cs (Ciudadanos) en la Diputación de Huelva ha votado en contra de la propuesta de adjudicación del Servicio de Ayuda a Domicilio, debatido como segundo punto del orden del día de un pleno extraordinario en el que también se ha sometido a votación de los diputados la aprobación de la Cuenta General de la institución en 2018.

La diputada María Ponce, portavoz de Cs en la diputación onubense ha subrayado el hecho de la coincidencia en las ofertas económicas de las dos empresas que han resultado adjudicatarias del servicio en sendos lotes “como muestra de un expediente plagado de indicios de irregularidades”, iniciando un debate que ha sido zanjado enérgicamente por el presidente de la corporación provincial asegurando “que no es un asunto que competa a la institución”. De hecho, el presidente de la Diputación ha aludido a que esas competencias fueron “endosadas por la Junta de Andalucía”, en un periodo en el que, la diputada naranja ha recordado, estaba gobernada por el PSOE, mientras que Caraballo asegura haber solicitado en reiteradas ocasiones la retirada de estas obligaciones.

Para Ponce, lo realmente sorprendente es que “Caraballo reconozca que el Gobierno de la Junta de Andalucía presidido por Susana Díaz gestionó de manera nefasta las políticas de dependencia”, ya que no asumió estas competencias, aunque, según el propio Caraballo, lo solicitaban desde las Diputaciones.

Como conclusión, la diputada naranja considera que “Caraballo ha echado cuentas y los mayores no le salen rentables a esta Diputación”, y ha puesto en contraposición la postura de la Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, “a la que importan de verdad las personas por encima de otros intereses partidistas”.

La adjudicación del servicio ha sido finalmente aprobada con los únicos votos en contra de los portavoces de Ciudadanos y Adelante Andalucía.